Familiares de abatido en la Rita: “Mi hijo fue ajusticiado por la policía, él no era un malandro”

Efraín Guadama/Prensa Lcdo. Edinson José Vilchez M. Periodista

Alejandro José Urribarri Ramos de 22 años de edad, nunca resultó ser un delincuente como lo afirmaron los oficiales de la policía, luego de abatirlo junto con otros dos sujetos en un aparente enfrentamiento con el CICPC ocurrido la mañana del pasado viernes 3 de junio en la calle Las Brisas, del sector Pele el Ojo, municipio Santa Rita. Así lo expresó Leovany Urribarri, padre del abatido.

“Con un profundo e incalculable dolor me veo en la imperiosa necesidad de acudir a los medios de comunicación, para aclarar los hechos que se han difundido por las redes sociales así como por los diferentes medios impresos y televisivos, y que aparte del angustioso y doloroso trauma que en mi hogar se ha generado por la muerte de mi hijo Alejandro José Urribarrí Ramos, quien fue ajusticiado por una comisión policial, que sin mediar palabras llegaron y lo mataron a el junto a dos muchachos, y para colmo mancharon así su nombre, lesionando el honor de mi familia”, contó Urribarri.

Familiares y vecinos de Alejandro José declararon que estaba casado con Yalbanis Carolina Cardozo Morales, abogada, y que además era padre de una niña de un (1) mes de nacimiento y que a su vez, era estudiante del último año de Derecho en la Universidad Dr. Rafael Belloso Chacin (URBE).  Fue empleado como asistente en el Tribunal Segundo en la Ciudad de Cabimas, puesto al que renunció para dedicarse a ser comerciante.

El padre del fallecido comentó por igual que “Alejandro era un joven lleno de ilusiones, tenía una conducta intachable, alegre, músico y muy sociable. Nunca se le vio ni se le conoció que estuviese involucrado en bandas delictivas y mucho menos de tratar con líderes de las mismas, de ello puede dar fe la misma comunidad donde residimos. Alejandro era gran creyente de Dios y cumplidor de su palabra, se congregaba en la Iglesia Cristiana Genezareth ubicada en Santa Rita, de cuyos pastores de la Confraternidad de Pastores del Municipio (COFRAMI) pueden dar fe de lo dicho acá”.

“No vale la pena pedir justicia porque mi hijo ya está muerto, solo sé que la justicia de Dios se impondré y el mayor juez de ellos será la conciencia”, finalizó.

contáctenos - Quienes Somos? - Publicidad - Sitio Movil

© 2017 All Rights Reserved. America Media Network. Zulia Por Dentro - ZPD